Behavioral Marketing y Email Marketing de la mano

El Behavioral Marketing es un tipo de marketing que observa el comportamiento del usuario con el fin de adaptar sus mensajes publicitarios a los gustos y/o necesidades de éstos. Es decir, busca emitir el mensaje más adecuado para cada usuario. Sin embargo, es importante destacar que no se emite un mensaje único e individual para cada uno de los usuarios, sino que se lleva a cabo una segmentación y se divide a los usuarios por diferentes grupos de consumidores según sus intereses comunes.

behavioral

Hacer este tipo de marketing supone la combinación entre la automatización y el análisis del comportamiento de los usuarios. Es decir, tener una plataforma que agilice y mejore la gestión de nuestras estrategias de marketing de manera automática (como los programas de envío de correo masivo) y conocer la manera de navegar de nuestros usuarios. Para que el Behavioral Marketing tenga éxito, ambos elementos deben funcionar correctamente. ¿Por qué? porque si no hay automatización, se ralentiza el ciclo de venta  y si no hay análisis del comportamiento, se emiten mensajes indeseados que, consecuentemente, te hacen perder relevancia.

La “explosión” del Cross Channel durante los últimos 5 años, ha abierto nuevas oportunidades en las relaciones con los usuarios, a la vez que retos. Son muchas las maneras de llegar al usuario, pero no se puede actuar de la misma manera en todas. Cada uno de los canales utiliza diferentes pautas para analizar el comportamiento del usuario. Por ejemplo, en email marketing, se analizan métricas como la tasa de apertura y el click to open. O en el caso del ecommerce, se utilizan las “cookies” para rastrear la actividad del usuario en los diferentes apartados de la web.

Cuando elaboramos una campaña de email marketing, es necesario saber a quién nos dirigimos y qué queremos conseguir. Hemos hablado anteriormente de la importancia de segmentar a nuestros usuarios, como por ejemplo haciendo listas de retargeting. Pero para segmentar, hay que tener información sobre nuestros usuarios. Por ejemplo, conociendo el % de conversiones o el % de bajas. Son métricas que te pueden dar mucha información sobre la repercusión que ha tenido tu campaña y te pueden ayudar a mejorarla en futuras ocasiones.

Muchos de vosotros os podéis preguntar si el uso de este tipo de técnicas no vulnera la privacidad de los usuarios. Como en todo, depende del uso que le quieras dar. En general, las empresas no obtienen datos personales, simplemente se limitan a analizar comportamientos de navegación. Según un estudio de Ponemon Institute, el 75% de los anunciantes utiliza el Behavioral Marketing menos de lo que les gustaría por temor a ser denunciados por el mal uso de los datos. A pesar de que cuando se utilizan, las campañas online son un 50% más eficaces. En el caso del email marketing, el usuario debe dar su consentimiento para recibir newsletters y con el consentimiento accede a que su comportamiento sea analizado.

Reunir los diferentes comportamientos de los usuarios en email marketing te da una información sólida de lo que le gusta a los usuarios y de cómo crear engagement. Sin lugar a duda, el futuro del marketing reside en encontrar la manera de capturar y conectar con los usuarios a través de diferentes canales. Siempre y cuando respetes su intimidad. Así pues, el Behavioral marketing no es más que una segmentación por comportamiento. Cuanto más precisa sea esa segmentación, más posibilidades habrá de que el destinatario se convierta en consumidor.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *