Caso práctico: aumento de un 16% en el Click To Open gracias al responsive email

Recientemente hemos llevado a cabo, para uno de nuestros clientes, un AB test con el objetivo de determinar el impacto del responsive email en el comportamiento del usuario.

CONTEXTO

Maquetar un emailing responsive no es una tarea fácil. Por un lado, se necesita haber experimentado en un buen número de ocasiones y circunstancias; como en todo trabajo “artesanal”, la experiencia es básica para lograr un buen acabado. Por otro lado, se necesita un buen conocimiento de las técnicas que se aplican al responsive y estar al día de lo que otros colegas en la industria comparten y publican. Finalmente, asumiendo que tenemos el talento adecuado, deberemos de prepararnos para dedicar unas cuantas horas a codificar correctamente el html.

En la agencia disponemos del talento necesario para abordar este tipo de proyectos. Sin embargo, cuando valoramos la posibilidad, junto al cliente, de hacer los emailings responsive, surgió la duda de si la inversión en tiempo necesaria quedaría justificada por los resultados. Además, planeaba la duda de si la densidad del código podía afectar o no a la entregabilidad del los emailings (apenas hay información al respecto y la que hemos encontrado es ambigua)

EL TEST

Así las cosas, decidimos llevar a cabo un AB testing con el doble objetivo de determinar si la maquetación responsive:

  • Penalizaba a entregabilidad
  • Mejoraba las métricas de click

Para ello, llevamos a cabo un AB test sencillo en el que a la mitad de la base de datos enviamos el email responsive y a la otra mitad una versión “normal”. El resto de variables (día y hora del envío, asunto, contenido) fueron idénticas en ambos casos.

Estos son los resultados

ab_test_responsive

  • La tasa de aperturas no se vio penalizada
  • La tasa de click to open fue un 16% mayor en la versión responsive. En otros términos, hubo un 16% más de usuarios que hicieron click en el email al abrirlo en la versión responsive que en la normal.

El planteamiento que inmediatamente se hizo fue determinar la relación de los clics con las conversiones, quedando patente el mayor ROI de la versión responsive. Así, con estos datos, quedó justificada la inversión que hicimos a partir de ese momento en maquetar todos los emailings en responsive.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *