Claves para conseguir el dream team en tu departamento de Marketing

En este post nos hacemos eco del libro de Harvard Business Review Press book «The analytical Marketer: How to Transform Your Marketing Organization» donde se destacan los roles imprescindibles que toda organización de marketing ya debería tener.

En los últimos años hemos vivido un periodo de transición al mundo digital que ha provocado que la información adquiera un papel fundamental. La proliferación de los medios de comunicación y la creciente importancia de gestionar y analizar la información ha provocado que la estructura y los roles del equipo de marketing de una empresa cambien radicalmente respecto años atrás. Por lo que no debería sorprender que esos cambios afecten directamente a los trabajadores y profesionales del sector.
Departamento de Marketing
El cambio se centra principalmente en el hecho de que hoy en día entendemos el marketing como un equilibrio entre el arte y la ciencia. La aparición de un marketing más científico supone la necesidad de contar con profesionales que tengan conocimientos y habilidades para gestionar y analizar los datos y la información. En definitiva, perfiles más científicos que aporten una visión más estratégica y analítica al marketing.
Así pues, no basta con tener grandes profesionales, sino que se necesitan perfiles diferentes, pero a la vez complementarios, que adquieran diferentes roles dentro del departamento y abarquen las diferentes áreas con el fin de conseguir maximizar el rendimiento del marketing de una empresa.
Entonces… ¿Qué nuevos roles necesita el departamento de marketing para tener un dream team?
1. El Rol del «Digital marketer»

En la última década hemos asistido a una intensa evolución de Internet, un canal que ha revolucionado la manera que tienen las empresas de comunicarse. Por ese motivo, los directores de marketing han tenido que replantear los criterios, objetivos y capacidades para poder cubrir esta nueva necesidad.
¿Qué incluye el marketing digital? El marketing digital va desde la web, los buscadores, las redes sociales, el email marketing hasta el marketing viral y la publicidad display. Abarca un amplio abanico que ofrece a las marcas la posibilidad de interactuar con los usuarios y enviar mensajes masivos, todo a un bajo coste.
Las necesidad de utilizar uno u otro canal dependerá directamente de los intereses de la marca y de los objetivos que se marque. Sin embargo, herramientas como el email marketing deberían ser imprescindibles en la actividad de cualquier marca.
Por lo tanto, el auge del marketing digital ha hecho imprescindible la creación de nuevos puestos de trabajo que abarquen las diferentes disciplinas. Ya sea a nivel interno, contratando a personas especializadas en los diferentes ámbitos, o bien contratando agencias de marketing digital externas. Todo dependerá de los recursos económicos y de personal que la empresa disponga.
Lo que sí está claro es que las marcas necesitan talentos que sepan sacar el máximo partido a estas disciplinas y que sepan sacar una foto completa de todo el panorama digital.
2. El rol del «Storyteller»
El contenido se ha convertido en un componente clave en el enfoque del marketing actual. Toda acción de marketing que llevamos a cabo supone la comunicación de un determinado contenido. Un contenido que no se puede lanzar al mundo de cualquier manera, sino que tiene que estar pensado, trabajado y hay que saber cuando y de qué manera comunicarlo.
Por ese motivo, las marcas necesitan expertos en contenido, que sepan comunicar e incluso hacerlo como si de un cuento se tratara. Siempre adaptándose a aquello que es relevante para los usuarios. Vivimos entre historias, donde las emociones parten de la conexión con los relatos. Inevitablemente, las personas se sienten atraídas por las historias y no importa lo bueno que pueda ser un producto, que si no sabes comunicarlo, pasará desapercibido.
No hablamos de otra cosa que del marketing de contenidos. Y un buen profesional, no solo sabe producir contenidos de calidad, sino que también es capaz de encontrar las vías adecuadas para llegar a los consumidores.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lee aquí «La importancia del Storytelling en Email Marketing»

3. El rol del «Data scientist»
«Mitad analista, mitad artista» así definen muchos marketers esta nueva figura dentro del departamento de marketing. En este punto es donde entra en acción la parte más científica del marketing. El también llamado Data artist o data Storyteller, es una figura que tiene que ser capaz de analizar y comprender unos datos a la vez que crear con ellos mensajes y acciones relativas al marketing.
Un buen Data scientist tiene que ser analítico, pero también saber contar una historia y preguntarse el por qué de las cosas. Debe tener la información y saber qué hacer con ella. Es quien consigue sacar información de provecho del big data. Sin lugar a duda, uno de los perfiles más buscados actualmente y a la vez uno de los más difíciles de encontrar.
Lee aquí «¿Little Data o Big Data en Email Marketing?»
4. El rol del «Customer engagement specialist»
No se necesitan únicamente profesionales que se encarguen de la captación de clientes, sino también profesionales que se encarguen de cuidar a los clientes que ya se tienen. El trabajo de un marketero no debería acabarse en el momento en el que se gana un cliente, sino que debería acompañar al cliente en todo el proceso hasta la conversión deseada. Las marcas necesitan profesionales que garanticen la experiencia de los usuarios desde el primer momento en el que entran en contacto con la marca hasta que éstos deciden terminar la relación.
En este punto es donde entra en acción el «Customer engagement specialist». Hablamos de un profesional que está presente en todo el «customer journey«, desde que una persona se plantea la posibilidad de adquirir un bien o servicio hasta que lo adquiere. Hablamos también de una relación más cercana con potenciales clientes que, probablemente, tengan preguntas que estos profesionales puedan responder.
Se trata entonces de un rol que observa y analiza no solo a nuevos consumidores sino también a consumidores ya adquiridos. No debemos olvidar que una vez se adquiere un consumidor, sus necesidades cambian respecto a las iniciales. Por lo que es necesario cubrir esas nuevas necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *