Consejos para lograr un Call To Action eficaz

En un post anterior comentábamos 3 reglas básicas a tener en cuenta a la hora de diseñar un emailing: la alineación con la marca, la jerarquía de los contenidos a lo largo del diseño y las técnicas para llamar a la acción.

Vamos a desarrollar en este post con un poco más de detalle la cuestión clave de las llamadas a la acción. Una vez captada la atención del usuario y transmitido el mensaje principal, el siguiente paso es moverlo a la acción mediante el uso de una llamada clara y eficaz.

La llamada a la acción no tiene porqué ser única, puesto que dentro del contenido del email podemos ofrecer información relevante que acompañe al mensaje principal, y esta información deber incluir su propia llamada.

Es conveniente disponer distintas llamadas a la acción a lo largo del cuerpo del mensaje, y hacerlo teniendo en cuenta que la lectura de un emailing sigue el patrón de un escaneo de arriba a bajo y de lado a lado (zigzag). Cuantos más enlaces clickables dispongamos a lo largo del cuerpo del mensaje, mayor será la tasa de click.

 

El incremento del spam ha hecho que los filtros de correo no deseado penalicen frases tales como “haz click aquí” o “pincha aquí”. Una táctica pare evitar estas situaciones consiste en el uso de CTAs gráficos. También podemos cambiar el copy con textos alineados con el contexto. No debemos olivdar, sin embargo, que cuanto más llamativo sea el CTA, mayor será la posibilidad de click.

Otra consideración respecto a los call to action es que pueden incluirse en la cabecera del email, de tal manera que en modo de vista previa el usuario pueda interactuar rápidamente.

Los call to action en la cabecera y preheader ayudan a fijar la acción cuando el cuerpo del email no está visible (vista previa e imágenes bloqueadas).

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page