Los asistentes de voz, un nuevo elemento que redefine el diseño del email

Los asistentes inteligentes cada vez más forman parte de nuestra vida cotidiana. Actualmente nos permiten activar distintos dispositivos de nuestro hogar, hacer búsquedas por voz, hacer compras, ser avisados sobre tareas a realizar cuando llegamos a casa e incluso leer nuestro email.


Entre estas funcionalidades, Amazon anunció una nueva actualización de su asistente de voz Alexa que nos permitirá pedirle que lea nuestros emails. Actualmente solo está disponible en EU, pero se espera su llegada a España próximamente, de la misma forma que también se espera que Google Home integre esta funcionalidad en breve.


¿Como funciona?

Una vez ya lo hemos conectado a nuestra cuenta de correo electrónico, podemos pedirle a Alexa lo siguiente: “revisa mi correo electrónico” o “lée mi correo electrónico“. Alexa nos dirá cuántos mensajes no leídos hemos recibido en las últimas 24 horas. Luego, nos informará sobre ellos uno por uno. Empezará por el mensaje que hayamos recibido más recientemente e indicará el nombre del remitente y la línea de asunto. Después Alexa nos pedirá si queremos que nos lea el texto del correo electrónico, que lo responda, elimine o archive.

Si estamos esperando un email de una persona específica, podemos preguntarle lo siguiente: “Alexa, ¿recibí un email de [contacto]?”. Si ese correo electrónico aún no ha llegado, Alexa ofrecerá configurar una notificación única.  De este modo, un vez llegue el email, nos informará inmediatamente.

La actualización también permite distinguir entre la importancia de los mensajes recibidos en base a los criterios que el usuario haya establecido para su cuenta, con lo que Alexa dará prioridad a aquellos correos más relevantes.

Las funciones más avanzadas, como el etiquetado, la creación de carpetas y otras, no parecen ser compatibles. Tampoco es posible que Alexa cree y envíe un nuevo email desde cero. De momento solo es un soporte de respuesta.


¿Qué proveedores son compatibles?

Inicialmente, Gmail, Microsoft Outlook, Hotmail y Live.com son los únicos proveedores de correo electrónico compatibles. Si la función resulta ser popular, probablemente se agregará soporte para más servicios.


¿Qué supone el uso de esta nueva herramienta para el diseño de email?

Los profesionales del email no deben hacer nada nuevo para que los emails que envíen sean accesibles para los asistentes de voz. Simplemente debemos concentrarnos en utilizar las buenas prácticas que ya deberían ser habituales en nuestro email marketing. De modo que diseñar un email accesible ya no es solo una buena idea, sino que en este contexto es una prioridad.


¿Y qué elementos debemos tener en cuenta para crear un diálogo auditivo entre nosostros y nuestro cliente?

El asunto. Debemos considerar cómo podría sonar para el oído humano y no necesariamente cómo se vería. Como siempre, optaremos por un asunto conciso, directo y pegadizo, pero tratando de no depender de señales visuales o fuentes especiales (emojis, tachado, palabras censuradas a través de estrellas, etc). En este contexto ya no ofrecerán un toque divertido y diferente al email porque el asistente de voz no los podrá interpretar correctamente.

Dado que los usuarios no verán ningún texto o imagen (solo escucharán el nombre del remitente y el asunto), tendrán poca información para determinar si quieren leer el email, guardarlo para más tarde o eliminarlo. Por tanto, los emails promocionales tendrán un margen de audio más restringido para llamar la atención y evitar la eliminación. En conclusión, los asuntos deberán ser más convincentes que nunca.

El preencabezado. Como ya hemos comentado, Alexa y Siri usarán el texto del encabezado antes de leer los emails. Así que debemos considerar, una vez más, el optimizar el texto para audio. Se deberán incluir llamadas a la acción que no requieran interacción física.

Descartar el no reply. Ahora que Alexa permite responder de inmediato con nada más oír tu voz, la estrategia de no permitir la respuesta del usuario es aún peor. Debemos asegurarnos de que estamos utilizando una dirección de email para alentar a los destinatarios a responder, lo que admite una verdadera interacción uno a uno.

No utilizar las imágenes para contar una historia. Una foto bien diseñada y relevante puede hacer mucho por un email, pero si su línea de asunto no atrapa al lector lo suficiente para que quiera guardar el mensaje y verlo de verdad, la imagen nunca se verá. Deberemos asegurarnos de que haya suficiente texto en el email para transmitir el mensaje.

Testear los emails antes de implementarlos. Si no estamos acostumbrados a tener un encabezado previo para la presentación de audio, será importante que testeemos el email para asegurarnos de que la vista previa en la bandeja de entrada se ve correctamente. Cada vez que probemos algo nuevo, el testeo será clave.

En definitiva, es necesario adaptarse y lograr estar en línea con las nuevas tecnologías para que nuestro email marketing ofrezca el contenido que queramos, a la vez que nuestros suscriptores lo consumen de la forma que mejor les vaya.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *