¡Reactiva a los usuarios de tu base de datos de forma creativa!

En toda base de datos existen aquellos usuarios que son inactivos, es decir, que no reaccionan a los intentos que hacemos por comunicarnos con ellos vía email. En este contexto, el email de reactivación cobra un gran protagonismo. Como bien indica su nombre, su principal objetivo es llevar a los usuarios a la acción y lograr reactivarlos. Por ejemplo, que abran el email, que hagan click en alguno de los enlaces, que visiten el site o que directamente realicen una compra.


Ahora bien, ¿qué debemos tener en cuenta al crear un email de reactivación?


Como ya comentamos en este post, existen diferentes maneras de enfocar el email de reactivación. Podemos optar por acompañarlo con un incentivo, por pedir la confirmación de la suscripción del usuario o simplemente por buscar un email de reactivación original que capte la atención solo con leer el asunto. Por tanto, necesitamos determinar qué queremos conseguir exactamente del usuario inactivo para elegir qué opciones le propondremos dentro del email.


A continuación veremos un muy buen ejemplo de la empresa PromoFarma.

En este caso, el email se enviaba con el asunto: Gabriela, ¿estás ahí?. Un copy conciso que capta la atención del usuario e incita a querer saber un poco más. Al abrir el email se nos plantean 4 opciones que ingeniosamente explican el motivo por el cual el usuario puede haber estado inactivo. Tres de las opciones nos dirigen al apartado “rebajas” de la página web” y la otra restante, nos lleva a un formulario para poder recuperar la contraseña.


Aunque no queramos comprar nada en concreto, el toque divertido del email hace que conectemos rápidamente de nuevo con la marca y que muy posiblemente estemos atentos de sus próximas comunicaciones.


Por otra parte, es importante que determinemos cuándo se enviará el email de reactivación que hemos implementado. O dicho de otra forma, cuánto tiempo debe estar inactivo un usuario para que le llegue el email de reactivación.


Por último, debemos pensar qué acciones realizaremos si el usuario finalmente reacciona a nuestro email o por el contrario, no le presta atención alguna. Nosotros te recomendamos lo siguiente:


  • Si reaccciona, situaremos al usuario en la fase de captación o conversión del ciclo de vida del usuario y le seguiremos enviando emails.
  • Si NO reacciona, lo excluiremos de nuestra base de datos y ya no le enviaremos más emails. De esta forma, no se verán afectados los resultados del nuestro email marketing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *