Ejemplo de cómo sorprender con un AB test

Hoy veremos un ejemplo de AB test del que se ha hablado mucho durante estos días. De hecho, quizás hayas recibido alguna de las dos versiones en tu email. Sí, hablamos de Vueling.

Pero antes de nada, recordemos qué entendemos por testear y qué es un AB test:


El testeo consiste en probar y analizar los emails que diseñamos y todos los componentes o novedades que incorporamos. El objetivo es saber que funcionan correctamente y ver cómo reaccionan los usuarios. Si detectamos que los resultados son positivos, nos plantearemos incorporar ese nuevo elemento o estrategia en los próximos envíos. Con ello logramos que los resultados de nuestro email marketing mejoren, a la vez que conseguimos conocer cada vez más a los usuarios que forman parte de nuestra base de datos.


Y ahora sí, ¿qué es un AB test? Consiste en enviar dos variantes de un mismo email a nuestros suscriptores. De manera que la mitad de nuestros usuarios recibirán el email “A” y la otra mitad el email “B”. Como decíamos, es muy interesante ver cómo reacciona cada grupo de suscriptores a cada uno de las versiones para saber qué funciona mejor y utilizarlo en futuros envíos.


Vueling ha hecho un fantástico AB test de la siguiente manera:  


VERSIÓN A

Subject: Esto es un test
Preheader: Test test test test test test
Titular: Testeamos tus ganas de viajar
Copy: Sabemos que eres una persona curiosa (¿cómo vas a decir que no, si has abierto este email?).
Ahora somos nosotros lo que queremos descubrir algo más. Por eso te preguntamos: ¿cuál de estos destinos te enamora más?

VERSIÓN B 

Subject: Acércate un poco más…
Prehader: Tenemos una pregunta para ti
Titular: ¿Cuál de estos destinos te enamora más?
Copy: Sabemos que eres una persona curiosa (¿cómo vas a decir que no, si has abierto este email?).
Ahora somos nosotros lo que queremos descubrir algo más. Por eso te preguntamos: ¿cuál de estos destinos te enamora más?

Es evidente que no podemos saber los resultados de cada una de las versiones, pero algo nos dice que probablemente la versión A haya captado mucho más la atención de los usuarios.


Somos curiosos por naturaleza y tanto el asunto como el preheader del email, incitan a pensar que la empresa podía haber enviado por error un email de prueba. Esto crea en el usuario la necesidad de cerciorarse del error y abrir el email. Es más, aunque el receptor no lo haya percibido como un error, el nivel de desconcierto es el mismo, ya que en ningún momento queda claro el contenido del email y, de nuevo, se despierta en él un interés por saber qué se esconde detrás de un asunto de esas características.


Por el contrario, la versión B es mucho más correcta y se alinea más con el tipo de email que los suscriptores de Vueling están acostumbrados a recibir. Por tanto, el factor sorpresa desaparece y con él las ganas de saber qué nos encontraremos en el email.


Por último queríamos destacar que esta newsletter puede que esté almacenando los datos de los clicks de usuarios y asignando una ciudad de preferencia a su perfil de usuario. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *