El CTA en Email Marketing

CTA son las siglas de Call to action. El término se refiere a los elementos de nuestro email o sitio web que buscan provocar una acción en el usuario. Por lo general, suele tratarse de botones o banners que llaman a la interacción.  Aún así, no podemos olvidar que hay otros elementos que pueden interpretarse como CTAs por el usuario y no debemos perder la oportunidad de impactarle. Por ejemplo, aunque en un email, nuestro CTA principal sea un botón que lleva a una landing para registrarse a una promoción, las imágenes y el logo en la cabecera de nuestro email pueden ser interpretados por el usuario como elementos con los que interactuar.

El CTA puede ser simplemente un enlace sencillo, e incluso, puede no requerir una interacción online (por lo general, hacer clic), sino que puede tratar de generar una acción offline (ir a la tienda, asistir a un evento, imprimir un cupón…)

Aquí tenéis algunas ideas para optimizar la eficiencia de tus CTAs:

Sitúa al menos uno, above the fold: esto es, antes de que el usuario tenga que hace scroll.

Atrae la atención: Utiliza colores con contraste respecto al entorno, o incluso GIFs animados como este:

CTA-EMAIL-MARKETING

 

Algo de movimiento (sin ser exagerados y molestar al usuario) puede atraer la vista del usuario y guiar la acción.

Centra la atención en la acción deseada. Procura no difuminar la intención del mensaje llevando a demasiadas acciones en el mismo mail.

– Aunque el destino sea el mismo, lo ideal es repetir el CTA a lo largo del email (sin ser demasiado repetitivos). Por ejemplo, que el CTA sea visible sin hacer scroll, pero repetirlo al final del email para que el usuario no tenga que volver a subir para hacer clic.

Reduce el número de clics del email a la conversión de tu objetivo.

Mantén una imagen coherente en el CTA, tanto en el mail como en la landing page si la hay, ya que si variamos la apariencia visual podemos confundir al usuario.

Ofrece lo que prometes. No juegues con CTAs atractivos que no se corresponden con lo que esconden tras ellos. No sirve de nada tener una alta tasa de click en el CTA si el usuario finalmente no convierte, y con un CTA que lleve a confusión no lograremos la conversión y además puede hacer que el usuario se sienta engañado y perdamos su confianza.

No hagas que el usuario tenga que buscar en la página de destino lo que esperaba encontrar al hacer click en tu email. Por ejemplo, en emails tipo catálogo en el que se muestran varios productos, algunas marcas enlazan a una página genérica o a la home del e-commerce, donde después el usuario debe buscar el producto en el que estaba interesado. Siempre que sea posible, en este tipo de emails, se deben enlazar los productos o secciones concretas a las que refieren las imágenes del email.

Testea: es un consejo que terminamos dando en casi todos los contextos, pero cobra especial importancia en el caso de los CTA. Su color, forma, ubicación, texto,.. pueden impactar muy significativamente en los resultados de las campañas de email, por lo que es uno de los tests más frecuentes.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *