3 Mitos sobre el Email Marketing

Muchas veces nos encotramos con que los clientes están confundiendo sus objetivos reales y no tienen claro cuáles son las prácticas óptimas para la eficacia y rentabilidad de su email marketing. Por ello, en este post queremos hablar de algunas afirmaciones equívocas que se suelen escuchar en el sector.

1. La clave es conseguir una lista de correo de gran volumen.

Cuanta más gente impactemos mayor es la posibilidad de respuesta y conversión, ¿no? No exactamente. Podemos tener una lista de correo de gran volumen y estar perdiendo dinero con el email marketing, por lo que antes que el volumen, nuestro objetivo ha de ser la calidad. Incluso a veces, nos encontramos con que listas pequeñas pueden aportar una rentabilidad mayor. Lo que debemos intentar es lograr el mayor número de usuarios con un interés real por la información que enviamos. Os ponemos un ejemplo: hace unas semanas enviamos un email a 47.000 usuarios del que obtuvimos 30 conversiones. La semana siguiente, enviamos el mismo email a los usuarios que habían abierto el email pero no habían finalizado la transacción: 7.000. Se trata de usuarios que han mostrado un interés inicial en la información que enviamos, por lo que nuestra audiencia ahora es mucho más pequeña, pero su interés mucho más patente. El resultado: dejamos de dedicar recursos a 40.000 usuarios de la lista inicial, y obtuvimos 25 transacciones más.

2. Nuestro objetivo debe ser mejorar las tasas de apertura y clic

No. Este no es nuestro objetivo. Nuestro objetivo es la conversión (en cliente, suscriptor, etc.) y las tasas de apertura y clic están directamente relacionadas, pero no podemos dejar que la obsesión por aumentar la tasa de apertura o CTO empañen la visión real de los resultados que obtenemos. Fijémonos en los datos de conversión siempre que podamos atribuirlo a este canal. Entendamos qué lleva al usuario a terminar la acción esperada y orientemos nuestra estrategia en base a esta información, evitando tácticas manidas para aumentar métricas de email comunes que pueden alejarnos de la realidad.

3. Debemos evitar que los usuarios se den de baja.

baja-email

Esta afirmación puede ser correcta, si la entendemos como que debemos enviar información coherente con el interés del usuario, relevante para sus necesidades y su contexto. Sí debemos evitar la desuscripción del usuario evitando frecuencias de envío demasiado elevadas, o informaciones poco pertinentes. Pero NO evitar que el usuario se de de baja escondiendo el enlace de desuscripción, haciendo farragoso el proceso u omitiendo direcciones de contacto (obligatorias por ley). De esta forma, solo conseguiremos tener una lista de gran volumen, pero de baja calidad, contradiciendo el punto uno. Tendremos en nuestra base de datos usuarios sin interés en las comunicaciones, que sólo siguen suscritos por la dificultad para anular la suscripción. Estos usuarios sólo pueden hacernos perder dinero y recursos, además de aumentar el riesgo de denuncias por SPAM que mancharan nuestra reputación como remitentes, provocando problemas de entregabilidad, e incluso legales.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *