Pros y contras de las imágenes y el texto en email

No es una novedad que uno de los elementos a los que mayor atención prestan los e-marketers es el diseño del email o newsletter. Es un componente que está estrictamente relacionado con el branding de la marca o empresa y de él depende la originalidad y la creatividad del email. Sin embargo, no podemos olvidar que detrás de un aspecto tan visual, se esconde también el rendimiento que podemos obtener de él. Por ello, muy a menudo, los profesionales del marketing se plantean si el diseño de sus emails es adecuado o no y qué cambios pueden realizar para maximizar los resultados.


En este post plantearemos una serie de preguntas que seguramente ya te habrás hecho alguna que otra vez: ¿mi email tiene que tener más texto o imágenes?¿cuál es el equilibrio perfecto entre ambos elementos? ¿afecta a la creatividad o rendimiento?


Empezaremos hablando de las imágenes. El uso de más o menos imágenes dentro de un email tiene sus pros y sus contras. Por una parte, nos ayudan a conseguir un diseño mucho más atractivo y visual, que capte la atención de los suscriptores y los invite a leer el email e incluso a participar más. Por tanto, un diseño con más imagen que texto, a menudo, puede conllevar un aumento de clicks gracias al poder visual que le otorgan. Sin embargo y por otra parte, cuando optamos por enviar constantemente emails que tienen mucha carga de imágenes, corremos el riesgo de que a la larga se nos clasifique como SPAM. Los filtros antispam consideran los emails de solo imagen como un factor para identificar publicidad, por tanto, no sería una práctica recomendada. También puede provocar que disminuya la velocidad de carga de las mismas imágenes y estaremos de acuerdo en que esta situación no ayuda nada, en un contexto donde cada vez más las aperturas de email se realizan a través de los dispositivos móviles.


Pero, ¿y si optamos por una campaña que tenga mucho más texto que imagen o directamente solo texto? ¿seria una decisión más acertada?


En este caso, que un email lleve mucho texto tampoco es una buena práctica per se. Nos será más difícil conseguir un email creativo y visual que atraiga al lector nada más abrirlo. Probablemente la atención y el interés del usuario disminuirá considerablemente y con ello los clicks y las conversiones. Recordemos que una imagen vale más que mil palabras y más cuando se trata de conseguir la atención del usuario en pocos segundos.


Contestando a la 1a y a la 2a pregunta, la fórmula secreta dependerá de nuestra base de datos. Lo mejor es habituarnos a usar siempre textos nativos en el email para que este factor propicie una buena reputación a largo plazo. Pero para tomar decisiones siempre deberemos testear si para nuestra base de datos funcionan mejor los emails basados en texto o con un mayor peso de la imagen.

Con ello estaremos aplicando una de las buenas prácticas para conseguir una buena reputación como remitente y lograr una buena tasa de entregabilidad. Eso sí, tiene que ser un trabajo constante de buenas prácticas, no todo depende de un único envío.


Un comentario en “Pros y contras de las imágenes y el texto en email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *