Baja tasa de apertura. ¿Qué puedo hacer?

Alguna vez nos encontramos con la decepción de una tasa de apertura muy baja en alguna campaña de email. Analicemos cuáles pueden ser las causas de estas estadísticas y cómo ponerle solución:

–          Base de datos de baja calidad

Es el primer paso para tener éxito en nuestras campañas de email, dirigirnos a la gente adecuada, con datos de contacto actualizados. Una lista de correo con registros muy antiguos suele generar estos problemas dado que muchas direcciones de email dejan de usarse, algunos servicios dejan de funcionar (p.ej. Terra.es), y los usuarios a veces ni siquiera recuerdan haber dado su consentimiento para recibir nuestros emails. El uso de bases de datos de baja calidad es una de las principales razones por las que se obtienen resultados pobres en algunas campañas de email.

        SOLUCIÓN: Depurar la base de datos, obtener registros nuevos.

Respecto a la base en cuestión pueden realizarse acciones en las que comprobemos el interés actual del usuario y descartar usuarios inactivos y correos devueltos (soft y hardbounces). Trataremos de quedarnos con los registros que demuestren un potencial interés en nuestros productos o servicios. Paralelamente deben considerarse estrategias de captación de nuevos registros para ampliar y actualizar la audiencia.

          Frecuencia de envío
Baja Tasa de Apertura¿Con que frecuencia contactamos con los usuarios? Debemos tener cuidado con este factor, ya que si se trata de una frecuencia alta podemos estar quemando la base de datos y los usuarios se pueden cansar de nosotros.

Por otro lado, en los casos en  que la frecuencia de los envíos ha de ser elevada por el mismo modelo de negocio (por ejemplo en modelos de negocio de Daily Deal), es importante medir el ratio de churn y su impacto en el Lifetime Value en distintos escenarios posibles (1 envío al día, 2 envíos al día, 3 envíos al día…).

        SOLUCIÓN: Analizar que espera la audiencia de nosotros y establecer una periodicidad realista en relación al interés de la audiencia y nuestro ritmo de generación de contenidos.

–          Filtros anti spam

Puede que hayamos pasado por alto las recomendaciones para minimizar el efecto de los filtros de SPAM. ¿Damos demasiado protagonismo a la imagen? ¿Hemos usado palabras sospechosas en el asunto?

SOLUCIÓN: Conocer los factores que tienen en cuenta los filtros anti spam y evitarlos en la configuración de nuestros mensajes.

–          Reputación

Puede que nuestra reputación como remitente haya caído por distintos motivos. Acumulación de malos resultados en campañas consecutivas, malas prácticas…. Todo ello puede penalizar nuestra entregabilidad e incluso hacernos entrar en listas negras de correo de las que es difícil salir.

SOLUCIÓN: Conocer las Best Practices en email marketing y las cuestiones que afectan a la entregabilidad. No dejar nuestra estrategia de email marketing en las manos equivocadas y adaptarse a las exigencias de los clientes de email. Os damos algunos consejos en este otro post.

–          Servidores compartidos:

Con frecuencia no disponemos de un servidor dedicado exclusivamente a nuestros envíos, sino que debemos compartir dicho servidor con otras empresas. Esto a veces provoca que las malas prácticas de otros usuarios del servidor afecten a nuestra entreganilidad.

SOLUCIÓN: En estos casos la responsabilidad de la depuración de este fallo corresponde a la plataforma de envíos, pero si observamos un comportamiento anormalmente negativo de nuestras estadísticas debemos estar atentos para notificar a la plataforma para que solucione el problema.

–          Asunto poco atractivo

En último lugar nos encontramos con un elemento al que a veces no prestamos la atención y el tiempo necesario: el asunto del mensaje. Numerosos test demuestran las diferencias que podemos obtener en las estadísticas según la configuración del asunto.

SOLUCIÓN: Dedica tiempo a la elección del asunto y sigue algunas directrices que te ayudarán a llegar al usuario. Aun así, no te guíes sólo por análisis ajenos, trata de testear tu propia base de datos para observar lo que funciona y lo que no.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

One thought on “Baja tasa de apertura. ¿Qué puedo hacer?

  • Pingback: Baja tasa de apertura, ¿qué puedo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *