Copywriting en email marketing

copywriting-email

En otras ocasiones hemos hablado de cómo afecta el diseño de los emails a los resultados del email marketing, pero hoy hablaremos del uso del lenguaje en nuestros mensajes, igualmente importante.

Al igual que sucede a veces con el diseño, muchas empresas buscan huir de una apariencia excesivamente comercial, ya que entendemos que si la intencionalidad comercial es clara ahuyentaremos a un usuario saturado de mensajes publicitarios. Sin embargo, lo que ahuyenta al usuario no es el aspecto o tono comercial de un mensaje, sino, de un mensaje que no se alinea con sus necesidades e intereses. Imaginemos dos escenarios para entender esto: recibimos dos emails, uno con formato “carta” presentándonos un producto que no hemos usado nunca, ni está relacionado con nuestro día a día ni nuestro consumo habitual y un email con formato “catálogo” con productos rebajados de una marca a la que hemos comprado previamente. A pesar de que la apariencia y copies del segundo puedan ser mucho más comerciales, estarmos mucho más interesados en él y su eficacia será mayor, por lo que de nuevo apelamos a la relevancia como el principal motor de venta. Así, aunque de primeras tendamos a evitar el lenguaje de venta, no siempre es necesario, o incluso aconsejable. Un mensaje directo y comercial, tipo “compra ahora”, puede funcionar en nuestros emails, si bien es cierto, que si no afinamos la puntería con la audiencia, este tipo de mensajes generarán rechazo en aquel público carente de interés en nuestra oferta.

El tono y lenguaje empleados dependerá de factores como los siguientes:

  • Emisor: ¿Es una persona o un emisor corporativo? El tono del lenguaje debe ser acorde al branding de la marca (joven y divertido, serio y elegante…).
  • Intencionalidad del mensaje: ¿Queremos vender, presentar un nuevo producto, fidelizar al cliente, pedirle más datos? Podremos utilizar un lenguaje más agresivo dirigido a impulsar la venta, o por el contrario un lenguaje tranquilo y centrado en el cliente para obtener su confianza y lograr fidelizarlo.
  • Tipo de público: al igual que el tono del mensaje se ve influido por el caracter del emisor, así también debe ser con el carácter del receptor, y por tanto no hablaremos igual a un estudiante que a un jubilado, a un padre de familia o al director de un banco.
  • Compra razonada/impulsiva. Si se trata de un producto que se compra por impulso optaremos por un lenguaje directo, sin andarnos con rodeos y buscaremos con frecuencia, más comunicar a través de la emoción, mientras que si se trata de un producto o servicio que requiera de un análisis profundo por parte del cliente (como sucede, por ejemplo, al comprar un coche, un ordenador o una casa), elegiremos un texto más descriptivo y exhaustivo.

Algunas tips para ajustar los copies de los emails:

  • Atrae la atención: algunos copies pueden despertar la curiosidad del usuario y llevarle a abrir o a hacer clic. Si no tienes claro lo que puede funcionar ¡Testea!
  • Mantén el interés: relee tus textos y revisa la estructura. No dejes que el usuario se aburra.
  • Se claro y evita la redundancia: no mantengas información superflua ni acumules demasiados datos en textos densos. Sé claro, directo y conecta con lo que quiere el usuario.
  • Aplica la creatividad. Como aquí:

evamaria-vueling

 

O como aquí ;):

  • Shakira no tiene razon:
    “Siempre supe que es mejor, cuando hay que hablar de dos, empezar por uno mismo”.
    Dice la cantante. Pues va a ser que no.

shakiraImagina que recibes un email de una empresa que quiere que contrates su servicios. Y te cuentan todo sobre ellos, hablando de lo majos que son y lo bien que hacen su trabajo. Todos los premios que tienen. Todos los clientes con los que han trabajado, pero lo hacen de manera genérica, sin personalizar, sin hablarte de tus necesidades y de por qué pueden ayudarte a ti. Cuando hay que hablar de dos, lo mejor es empezar por el cliente. Hablarle por su nombre, poner el foco en sus intereses y necesidades, acercarse a su perspectiva y basar el discurso en cómo vamos a mejorar su situación actual.

 

Se os ocurren otras ideas para mejorar los textos de los emails. ¿Habéis tenido alguna experiencia interesante con el uso del lenguaje en email marketing?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *