Mejorar el ROI del Email Marketing

Muchas veces, las empresas más pequeñas que empiezan a utilizar el email marketing, lo hacen por inercia, sin profundizar mucho en sus objetivos y sin tener mucha idea de los resultados que se pueden esperar. Sin embargo, cuando comenzamos a tomar en serio el email marketing y nos damos cuenta de que con cierta perspectiva podemos mejorar mucho los resultados obtenidos, una de las preguntas más comunes es ¿Cómo optimizo la rentabilidad de las campañas de email?  ¿Cómo mejoro mis resultados?

roi-email-marketing


Aquí tenéis algunas de las claves que os pueden ayudar a dar forma a una buena estrategia de email marketing.

–          Plantear objetivos claros

Parece de perogrullo pero es el fallo más frecuente y más grave. No tener claro qué esperamos de una acción, enviar emails o newsletters “porque toca”, sin tener un objetivo respecto al cual podamos medir a posteriori. Es la base de cualquier campaña efectiva, ya que la estrategia vendrá definida por dichos objetivos.

–          Definir a los públicos

Debemos saber a qué tipo de personas nos dirigimos, como es su perfil sociodemográfico, qué les gusta hacer… Tratar de saber qué puede esperar este público de nosotros y tenerlo siempre presente al desarrollar las campañas. Cuanto más clara tengamos la definición de nuestra audiencia, más fácil será ofrecerles algo de su interés.

–          Casos de estudio, benchmarks

Trataremos de encontrar situaciones similares para poder aprovechar las similitudes, sin perder de vista que cada caso exige un acercamiento distinto. En ocasiones los casos de estudio pueden ofrecernos datos de referencia de aspectos que antes de lanzar una campaña desconocemos. Recopilaremos toda la información que nos pueda ayudar a acertar con nuestra estrategia.

–          Base de datos de calidad

Otra condición sin la cual no podemos esperar buenos resultados de nuestros emailings. Tener una base de datos depurada, con registros opt-in, sin correos inválidos o demasiado antiguos nos asegura buenos resultados. Por el contrario, si no mantenemos nuestras bases de datos actualizadas gran parte de nuestro esfuerzo será en vano y obtendremos altas tasas de rebote, usuarios inactivos, bajas…

–          Testeo

Realizar tests en nuestros emailings nos ayudará a tener información propia de utilidad para los envíos futuros. Establecer una rutina de testeo nos permitirá no tener que ir a buscar datos externos (estudios, benchmarks…) y tener acceso a información real del comportamiento nuestra propia base de datos.

–          Medición de los resultados (orientada a objetivos) y mejora.

La medición de los resultados se debe hacer en base a los objetivos planteados en un primer lugar. Por ello es clave esta primera fase en la que definimos lo que queremos. Sin ella no es posible determinar lo que hemos hecho bien o mal y corregirlo.

Siguiendo estos pasos podemos evitar que nuestro presupuesto de email marketing vaya a la basura. Se trata de conocer el terrero, saber a dónde dirigimos nuestras acciones, estudiar los mejores caminos y evaluar después si nos hemos ajustado a los objetivos y estrategias que planteábamos. También debemos estudiar si nuestro esfuerzo ha ido dirigido en la dirección correcta o si es necesario un cambio en la dirección de dicho esfuerzo para optimizar los resultados.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *