Dos ejemplos de Inteligencia Artificial aplicada al email marketing

Uno de los términos al que cada vez se está haciendo más referencia en el mundo del marketing es la Inteligencia Artificial (IA). Artículos, posts y libros están abordando la cuestión de cómo la IA va a transformar (y está transformando ya) el mundo de la comunicación y los negocios . El email marketing, como industria y disciplina, no es ajeno a esta realidad; de hecho, están apareciendo en el mercado empresas que aplican la Inteligencia Artificial al email marketing para hacerlo mucho más eficaz.

Actulamente ya se está aplicando la inteligencia artificial para optimizar los contenidos que una marca comunica a su base de usuarios. Un ejemplo de ello es la start-up inglesa Phrasee. Se trata de una empresa que aplica la Inteligencia Artificial a la optimización de los asuntos, calls to action y el contenido de las campañas de email. De este modo se da solución a la poca capacidad que tenemos los seres humanos para combinar palabras o expresar, de un modo distinto, ideas y sentimientos similares. Por ejemplo, supongamos que he de proponer un asunto que, transmitiendo urgencia, indique que mañana empiezan las rebajas. Lo más probable es que tras un rato de reflexión los miembros del equipo hayamos propuesto 4 o 5 opciones de asunto. Pero, ¿cuántas posibilidades reales hay de combinar el lenguaje para transmitir el mensaje y en ese tono emocional? Pues muchísimas más, por supuesto. ¿Y cuáles se acercarán a la fórmula que más convierta? Es aquí donde la Inteligencia Artificial aporta su valor. Tras una primera “carga” con las palabras, asuntos y calls to action que más utiliza una marca y los resultados obtenidos en el pasado (aperturas, conversiones), los algoritmos de Phrasee analizarán este vocabulario asociando distintas dimensiones emocionales (urgencia, claridad, franqueza, curiosidad…). A partir de este momento, cada vez que queramos testear distintos asuntos Phrasee propondrá alternativas basadas en ese análisis. Los resultados que vayamos obteniendo alimentarán el algoritmo y irá perfeccionándose.

Fuente: Phrasee

En Digital Response no hemos tenido la oportunidad de probar el funcionamiento del sistema en un caso real. Sin embargo, conocemos algunos buenos ejemplos. El primero es que Ebay ha logrado generar 2,5 millones más de aperturas por campaña gracias al uso de la Inteligencia Artificial para optimizar los asuntos.

Otra de las aplicaciones de la Inteligencia Artificial se encuentra en la personalización de los contenidos basada en variables de contexto como la estacionalidad o el stock, el comportamiento del usuario en el e-commerce o atributos del producto. En el ámbito del email marketing, en el sector retail existen soluciones de Inteligencia Artificial que reconocen y comprenden las preferencias de cada usuario en lo relativo al tamaño, estilo, color y marca. Además, estos sistemas aprenden con cada interacción que el usuario lleva a cabo con la marca, de modo que se establece un proceso iteractivo y constante de aprendizaje. Hay que tener en cuenta que estos sistemas analizan miles de millones de puntos de contacto centrados en el cliente y en los datos de los productos. Toda esta información se estructura y clasifica de modo que permite predecir cuál será el contenido más relevante para cada individuo en cada momento. En este ámbito, cabe mencionar los esfuerzos de empresas como Jetlore, que están incorporando estos sistemas de Inteligencia Artificial para optimizar los contenidos mostrados a cada usuario en las campañas de email marketing.

Fuente: Jetlore

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *