Confirmación de la suscripción, doble opt-in, email de bienvenida… ¿cuál es la mejor opción?


Después de que un usuario se inscriba para recibir una newsletter, existen diferentes formas a través de las cuales la marca, empresa u organización puede realizar su primera toma de contacto: confirmación de la suscripción, doble opt-in, email de bienvenida… Ahora bien, ¿cuál es la mejor opción? ¿podemos combinarlas? ¿qué pros y contras tiene cada una?


La percepción que tiene el usuario de la marca debe cuidarse desde el minuto uno. La primera toma de contacto vía email tiene más importancia de lo que parece. Determina cómo empieza la relación con el usuario y si conseguimos mantener o no el interés que tenía en el momento de suscribirse. No debemos olvidar que si ha tomado esta decisión precisamente en este instante es porque actualmente tiene un interés real por nosotros y debemos aprovecharlo y causarle una buena impresión. Por ese motivo es importante que, como mínimo, reciba una notificación de confirmación a la suscripción. Sin embargo, como verás a continuación, sería la toma de contacto más básica:

Confirmación de la suscripción


Esta notificación se recibe automáticamente cuando un usuario se subscribe a una newsletter. Como indica el nombre, su función es la de confirmar vía email que la suscripción se ha hecho correctamente y que a partir de ahora se recibirán las campañas de la marca. Como decíamos, es la forma más básica da tener esa primera toma de contacto. Ahora bien, ¿qué pros y contras tiene? La parte positiva de este tipo de comunicación es que es muy poco invasiva, es decir, no «fuerza» al usuario a dar más pasos para hacer efectiva la suscripción. Simplemente cumple la función de informar que el proceso se ha realizado con éxito. La parte negativa seria el escaso impacto que efectuará en el receptor y lo que es más relevante, el no poder asegurar que el email es correcto y que realmente el usuario quiera recibirlo. Un factor que se solucionaría con la opción que veremos a continuación: el doble opt-in. Aquí os dejamos un ejemplo de Punto Roma:


Notificación de confirmación a la suscripción Punto Roma.

Doble opt-in


En el doble opt-in se envía una notificación al suscriptor para que confirme la suscripción. Una vez el usuario hace click en el CTA, se le redirige a la página web de la marca / empresa y se le comunica que el proceso se ha efectuado con éxito. En el caso de no confirmarse la suscripción, esta no sería válida. Apostar por el doble opt-in nos ayuda a asegurarnos que el lead es real, de calidad y sobre todo, a no tener problemas con el RGPD. ¿La parte negativa? Estamos sumando un paso más al proceso de registro y si el usuario no acaba validando la suscripción por el motivo que sea, perderíamos el lead. Aquí os dejamos un ejemplo de Zara:

Doble opt-in Zara

Email de bienvenida


Como bien indica su nombre, es un tipo de email que se envía para recibir al suscriptor y darle la bienvenida. A menudo, muchas marcas unifican la idea del email de confirmación y de bienvenida. El resultado es una versión donde a parte de confirmar que se ha suscrito correctamente a la newsletter, se le da la bienvenida y se le ofrece algún tipo de descuento o información relevante de la marca / empresa. El email de bienvenida está más elaborado y trabajado que el email de confirmación, sobre todo a nivel de copy y diseño. De hecho, esta sería la ventaja más importante. Permite causar un primer impacto más notorio, a la vez que brinda la posibilidad de dirigir al usuario al site de la empresa. ¿Qué desventajas podríamos encontrar? Debemos tener en cuenta que, al igual que el email de confirmación de la suscripción, no nos permite asegurarnos de que el lead es válido y de calidad.

Email de bienvenida de Pull&Bear

Programa de bienvenida


Si buscamos maximizar el recibimiento del suscriptor, el programa de bienvenida es una opción muy completa. Se caracteriza por estar formado por más de un email, con el fin del lograr un objetivo concreto: podemos aprovecharlo para incentivar al usuario a realizar una primera compra, para conseguir que complemente más su perfil con datos que nos puedan resultar útiles para segmentar y personalizar futuras campañas o incluso para aportar información relevante de la empresa.

¿Cuál es la mejor opción?


Dependerá mucho de las prioridades que tengamos, de la importancia que demos a los diferentes puntos que hemos ido comentando y sobre todo, del tipo de marca / empresa que seamos y de los productos o servicios que comercialicemos. Sin embargo, bajo nuestro punto de vista, la opción ganadora sería la combinación de un doble opt-in (nos aseguramos de la validez del registro y tenemos una vez más el consentimiento del usuario) con un email o programa de bienvenida (toma de contacto más enriquecedora que una simple notificación de confirmación de la suscripción). Aquí os dejamos el ejemplo de Stradivarius.

Doble opt-in de Stradivarius
Email de bienvenida de Stradivarius

Si estáis decidiendo cuál puede ser la mejor opción para vosotros, os recomendamos que también que le echéis un vistazo a este post, donde os hablamos de la opción del registro progresivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *